Territorio Emys [FINALIZADO]

El proyecto está liderado por la Fundación Emys, y se desarrollará con la colaboración del Grupo de Investigación en Ecología Acuática Continental (Greco) de la Universidad de Girona, las entidades GOB Menorca, y Acció Ecologista – Agró (Valencia), y con el soporte de la Fundación Biodiversidad, del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente.

El proyecto pretende, en primer lugar, establecer un protocolo estandarizado de seguimiento de la especie para promover una metodología eficiente y segura que pueda aplicarse a nivel nacional, permitiendo así el tratamiento conjunto de datos obtenidos en diferentes puntos del territorio. En segundo lugar, se realizarán seguimientos de algunos de los núcleos poblacionales de Emys orbicularis más importantes del noreste peninsular, en la Selva (Girona), Menorca y la Albufera (Valencia), que permitirán la elaboración de un documento que establezca recomendaciones y directrices para su conservación a nivel nacional. Por último se llevarán a cabo actuaciones de conservación y concienciación de la ciudadanía con la creación de nuevos puntos de agua para restaurar el hábitat de la especie, buscando el establecimiento de nuevos acuerdos de custodia para su protección y con la realización de talleres y actividades de sensibilización y educación ambiental.

 

RESULTADOS

La colaboración entre las tres entidades conservacionistas del arco Mediterráneo de la Península Ibérica ha logrado desarrollar y poner en práctica un protocolo de seguimiento de las poblaciones de esta especie protegida de galápago europeo. Con esta metodología se han conseguido capturar, analizar y marcar un total de 229 tortugas de las tres poblaciones distintas (Valencia, Menorca y la Selva). Los datos han permitido analizar la estructura poblacional y el estado de conservación de la especie y de su hábitat, permitiendo así desarrollar un proyecto de conservación para la especie que aportará directrices para hacer frente a las presiones que amenazas su supervivencia.

Por otro lado el proyecto también ha contribuido a la mejora del hábitat de la tortuga Emys, con la creación de nuevas balsas y la restauración de algunos espacios donde ya se encuentra esta especie en fincas privadas que mantienen acuerdos de custodia entre la propiedad y las entidades de conservación. Las nuevas balsas ofrecerán un nuevo hábitat en lugares estratégicos que faciliten su colonización de forma natural por parte de la tortuga de estaño, dirigiendo una de las principales causas del declive de sus poblaciones. Asimismo se ha actuado en varios espacios donde se encuentran las tortugas para mejorar sus condiciones para favorecer la especie.

El proyecto acaba, ¡pero el trabajo continúa! La protección de esta especie tan emblemática de los humedales de Valencia, Menorca y la Selva seguirá necesitando de la colaboración de las entidades que velan por la conservación de la naturaleza, así como de la población. Por eso con el proyecto también se ha buscado difundir el proyecto y educar a la ciudadanía (sobre todo a los niños y jóvenes) respecto a las problemáticas ambientales y en concreto aquellas que afectan a la tortuga de estaño y las zonas húmedas, que acogen una gran biodiversidad.

El proyecto se ha realizado con el apoyo de la Fundación Biodiversidad, del Ministerio de Agricultura y Pesca, alimentación y medio ambiente.